27/01/2016 16:55 Antigüedad: 2 años

Doctor Juan Carlos Rey recuerda a profesores Francisco Rubio y Demetrio Boersner de la promoción fundadora del Instituto de Estudios Políticos (IEP-UCV)

 

 

Cada vez quedamos menos de los fundadores de IEP

Querido amigos:


  Acabo de enterarme, al leer el ABC on-line,  del fallecimiento por un infarto en Madrid, de Francisco Rubio; y al comenzar el año, también supe por la prensa la muerte de Demetrio Boersner. Ambos fueron mis inolvidables profesores en los primeros cursos para el diploma de Estudios Políticos que organizó el Instituto en los años 1959 y 1960. Con esto me temo que las dos únicas personas que quedamos vivas del personal original del Instituto — ¡y ojalá que por mucho tiempo!—  somos José Brito y yo, que estamos entre los fundadores del Instituto, aunque en nuestro caso nos iniciamos de estudiantes, como auxiliares de investigación.
  Quisiera hacer llegar a las generaciones posteriores de Instituto, y especialmente a la actual, mis mejores deseos y mi exhortación a que estemos orgullosos de nuestra pertenencia, pasada o actual a esta institución de la Universidad Central de Venezuela, que fue pionera en el país de los modernos estudios académicos de la política.


  Afectuosamente,


Juan Carlos Rey

 

 

 

 

 

 

 

Apreciado profesor doctor Juan Carlos Rey, permítame en primer lugar expresar nuestro sentido pesar por el fallecimiento de tan ilustres intelectuales, los profesores Demetrio Boersner y Francisco Rubio, quienes realizaron una significativa contribución al establecimiento y consolidación de nuestro instituto.

  Y, en segundo lugar, felicitarnos a las actuales generaciones de estudiantes y practicantes de la ciencia política en Venezuela, por poder contar con su existencia y constancia en la producción y difusión de documentos que facilitan la comprensión de problemas políticos de enorme actualidad e implicaciones en el desarrollo político nacional. Sin duda, su trabajo y dedicación personales constituyen un ejemplo y deben inspirar el trabajo de las actuales generaciones, sobre todo en un área profesional tan complicada y difícil como puede ser la compresión de la política, actividad en la que no debemos escatimar en cuidados y precauciones, ya que existe siempre la posibilidad de exponerse a acciones deliberadamente orientadas al engaño, así como también existe el riesgo de caer en el “autoengaño” al no someter al método, el debate y demás controles externos la propia producción intelectual. La suya ha sido una producción intelectual sometida por exigencia propia a tales rigores, que ha superado visiblemente las inclemencias y asperezas del tiempo, permaneciendo su trabajo como referencia obligada para el análisis del sistema político venezolano.

  Agradeciendo sus palabras y estímulo.

  Atentamente,
>
  Prof. Rodolfo Magallanes
  Director del Instituto de Estudios Políticos