Palabras pronunciadas por la Rectora de la UCV, Profesora Cecilia García-Arocha durante el Acto de conferimiento de Doctorado Honoris Causa a Profesores de la Facultad de Ingeniería

 

“no hay mejor regalo de los dioses que encontrar un maestro. A veces tenemos la fortuna de encontrar a alguien cuya palabra nos abre horizontes antes insospechados, nos enfrenta con nosotros mismos rompiendo las barreras de nuestras limitaciones; su discurso rescata pensamientos presentidos que no nos atrevíamos a formular, e inquietudes latentes que estallan con una nueva luz. Y, curiosamente, no nos sentimos humillados por seguir el curso de un pensamiento ajeno; por el contrario, su discurso nos libera y nos ensancha creando en nosotros un juicio paralelo con el que reestructuramos nuestra forma de ver la realidad; y luego, extinguida la palabra, aún encontramos los ecos que rebotan en nuestro interior obligándonos a ir más allá, a pensar por nuestra cuenta, a extraer nuevas conclusiones que no estaban en el discurso original... Este es el objetivo: ser maestros de la humanidad... A través de las materias que enseñamos, o quizás, a pesar de las materias que enseñamos; recuperar y transmitir el sentido de la sabiduría; rescatar para nuestros alumnos, de entre la maraña de la ciencia y la cultura, el sentido de lo fundamental permitiéndoles entenderse a sí mismos y explicar el mundo que les rodea”.

       

Así se expresa José María Esteve, de la universidad de Málaga, en su análisis acerca del significado de ser docente universitario.       

 

A propósito de este día hemos tomado su reflexión para dar inicio a nuestra intervención, pues es éste a nuestro juicio, además de un acto de justicia y gratitud, un encuentro con maestros, quienes en la diaria entrega de saber, en sus ejecutorias ciudadanas a través de su labor universitaria y su obra de vida,  se han identificado como profesionales y ciudadanos de valía.

 

 Y es que tal como lo hemos señalado en similar ocasión, “transcurrir por la vida dejando huella. Hace a los seres humanos imperecederos en la memoria de los pueblos y de sus instituciones”.

 

Leopoldo Finol, de amplia trayectoria en el campo de la ingeniería metalúrgica, de increíble impulso y entusiasmo como así le califican, docente de visión clara, mística y compromiso con el país. Vladimir Yackovlev, de extensa y fructífera trayectoria en el mundo académico, de extraordinaria capacidad organizativa, cuyo  talento siempre ha estado al servicio de la profesión. André Singer de fructífera labor académica, ostenta como fundamental característica la humildad y la modestia, cualidades que nunca obviarán su excelente desempeño como docente, profesional y ciudadano. Eduardo acosta hermoso testimonio vivo de los primeros y subsiguientes pasos de la OPEP, entre muchas importantes ejecutorias, tiene como logro fundamental el haber demostrado lo que se puede lograr cuando el espíritu de unidad se convierte en guía. Es ejemplo de honestidad, sentimiento patrio, vida digna. Celso Fortoul, docente convencido de su vocación y su responsabilidad, sembrador permanente de saber, fundador del postgrado en la facultad de ingeniería, de su obra, de su creación puede dar cuenta orgullosa la ciudad de caracas.    

 

Ya ausentes, pero viva su memoria, imborrables las huellas que trazaron en su recorrido por la vida, Gumersindo Torres y Guillermo Zuluoaga.  

 

 Todos ellos constituyen ejemplo de vida y es deber el resaltar sus virtudes no solo para honrarles sino para que las generaciones que les siguen encuentren en ellos referencia para su correcto proceder. 

 

Los tiempos que transcurren no han sido fáciles para la universidad, ¡que obstáculo resulta el talento para quienes por la fuerza hacen valer sus decisiones!, no es la sumisión una característica de la universidad autónoma, esta UCV ha demostrado a través de los tiempos que no se doblega que no entrega su dignidad y así seguirá siendo por siempre, mientras en su seno existan mentes y espíritus libres, creyentes y practicantes de lo justo, militantes de la tolerancia, universitarios comprometidos, mientras tengamos referentes que como Uds., sintetizan el ideal de ciudadano y universitario.       

 

Se honra hoy la UCV al rendir a ustedes el homenaje máximo de que pueda ser objeto la labor creadora, la contribución al enriquecimiento cultural y científico de hombres, mujeres y pueblos, la trayectoria integra, los valores éticos que se conjugan en ciudadanos y ciudadanas de esta universidad y de este país y orgullosa, proclama  que en esta UCV hay reservas de talento y dignidad, porque a pesar de las adversidades en esta UCV continuamos venciendo la sombra.

 

Caracas, 5 de abril de 2011