Discurso pronunciado por la Dra. Cecilia García-Arocha, Rectora de la UCV, en el acto de conferimiento de la orden “Dr. José María Vargas”

 

 

 

Acudimos hoy a este recinto, a presidir un acto que trasciende, ya lo hemos dicho en similares ocasiones, el significado de fiesta académica, para asumir, también el de justicia, y hacer en él, evidente, además el apego al carácter plural de la universidad, cuando confluyen diversidad de ideologías, posiciones, criterios, sobre los cuales prevalece ese espíritu de equidad, y racionalidad, y ratificando así que la esencia de la universidad, es que es un espacio de encuentro, de relación y discusión respetuosa de ideas”

 

Y es que la orden José María Vargas, posee un importante y profundo significado, al constituir,  la más alta distinción, que otorga la universidad, a quienes le han servido con fervor universitario, con disciplina y responsabilidad, y que ese servicio, expresado en la búsqueda de la verdad y en la siembra contínua de saber, ha tenido importante impacto en la institución y en  el país

 

Una hermosa síntesis de vida, en palabras de Rizquez, se expresa en José María Vargas: ciudadano, educador, universitario. Aun viva y presente su memoria, sus lecciones, imperecederas, cobran cada día vigencia, y hacen de él, paradigma, en el que deben reflejarse las acciones de los ucevistas, que creemos en la universidad digna, y en función de ello orientamos nuestro diario quehacer. Imposible dejar de mencionar ante la Venezuela actual, su gesto heroico, la defensa de lo justo, ante la brutalidad de la fuerza.  

 

Y no resulta posible hablar de Vargas, sin hacer referencia a la universidad, esa que por obra de su talento, y su espíritu libertario, se constituye en republicana, dejando atrás el carácter napoleónico. Las dificultades que la universidad venezolana vive en los tiempos presentes, a pesar de las limitaciones a que conducen, las agresiones que en diferentes formas de expresión  se han cernido sobre nuestra UCV, no han sido obstáculo para su labor creadora, para el cumplimiento de sus funciones y para permanecer atenta al acontecer del país y firme en defensa de su autonomía.

 

A éste respecto, resulta importante destacar, la reciente creación del Observatorio Latinoamericano de Autonomía, con sede  en Guadalajara, y de cuya declaración extraemos por importantes y significativos algunos aspectos:        

 

·       La universidad, a partir del ejercicio crítico, reflexivo y dialógico del pensamiento, contribuye a la institucionalidad, de una sociedad libre y democrática.

·       La educación superior universitaria, es un bien público, que está, al servicio de, todos los sectores de la sociedad, por tratarse de un derecho fundamental de carácter individual, institucional y social.

·       El concepto de autonomía, comprende el sentido de independencia en todas las funciones universitarias: en el gobierno, en la organización, en la docencia, en la investigación y en la extensión, así como la independencia del movimiento estudiantil.

·       El estado, debe asegurar y cumplir su obligación de otorgar el financiamiento necesario, y expedito de las universidades.

 

Así mismo, las universidades adherentes al observatorio, asumen  el compromiso de velar colectiva, sistemática y permanentemente por la preservación y vigencia del principio de autonomía universitaria, dentro y fuera de las universidades; y se pronuncian, porque nada de lo que sucede en una universidad, les es ajeno a las otras, por lo tanto, se comprometen a propiciar una lucha en conjunto, que fortalezca la solidaridad entre las instituciones que conforman la unión de universidades de América Latina.      

 

Nosotros compartimos plenamente este pronunciamiento, y permanecemos atentas no solo a las acciones de ésta importante organización,  sino comprometidas,  a realizar como en efecto lo hemos hecho, las que nos corresponden, para que nuestra UCV, mantenga la dignidad que históricamente ha constituido su identidad.  

 

Los momentos ingratos, por fortuna, son superados por la auténtica realidad de nuestra institución, esa que se evidencia en la inmensa reserva de moral y de talento que anida en su interior, y que muy bien podemos ejemplificar, en éste grupo de galardonados, a quienes el homenaje de éste día, les requiere como lo hemos señalado en similar ocasión,  un compromiso universitario, para  que vuestra labor docente y vuestra  vida ciudadana, continúe distinguiéndose, por ser transmisores permanentes de ideas, de orientaciones;  el mundo de hoy, reclama de mentes lúcidas, de hombres y mujeres íntegros, que actuando cabalmente  en ésta sociedad del conocimiento, participen en la construcción de esa cultura de paz, de ese país de justicia, de democracia y libertad.        

 

Permítaseme hacer especial mención a quienes hoy conferidos, forman parte de la actual gestión directiva: Manuel Rachadell, Director de Asesoría jurídica, Milena Sosa, Directora de Extensión universitaria, Tulio Ramírez, Gerente de Desarrollo docente y estudiantil del Vicerrectorado Académico.

 

A todos, hoy se les reconoce una obra realizada, que habrá de hacerse contínua. Como Rectora de ésta UCV, nos complace ser partícipes de este homenaje, compartir con ustedes el regocijo de éste día, celebrar ésta fiesta académica con la que también se honra la institución.       

 

La venera con que se hace material ésta distinción, y que representa la egregia figura de Vargas, lo reiteramos hoy, habrá de cobrar vida en cada una de vuestras actuaciones, y será el silencio de su voz, convertido en presencia inmortal quien les guie, y/o les reclame,  hacia la defensa de la institución democrática, hacia el cabal desempeño de vuestras obligaciones, hacia la correcta orientación de las juventudes que en virtud de vuestra capacitación continuarán formando. A ustedes, como a quienes en ocasiones precedentes hemos rendido similar homenaje,  les convocamos a proseguir, junto a nosotros, firmes, decididos, valientes, venciendo la sombra.

 

Felicitaciones y muchas gracias.

 

 

Caracas, 19 de julio de 2011