String para buscar
Submit buscar

Palabras pronunciadas por la Rectora de la UCV, Profesora Cecilia García-Arocha, en ocasión del acto de conferimiento de títulos a los y las egresados y egresadas de las Facultades de Agronomía, Ciencias veterinarias y Odontología.

 

 

En días y ocasiones como el de hoy, una vez más demuestra la UCV uno de los resultados de su tarea incansable para vencer la sombra. En esta ocasión se ha vencido la sombra cuando a través de un proceso de formación académica se ha hecho la luz en mentes y espíritus de un numeroso grupo de estudiantes, quienes durante su etapa universitaria, desarrollaron sus capacidades y talento, de la mano de sus docentes, con los recursos que la institución colocó a su disposición,  los que unidos a la voluntad y empeño de cada uno de ustedes los han conducido felizmente a este día. Tres áreas del saber conforman la promoción que egresa en esta fecha, agronomía, ciencias veterinarias y odontología, tres disciplinas de profundo contenido social. De vital importancia para el desarrollo de los pueblos, de inmensa exigencia de conducta ética.     

 

De la agronomía se ha señalado que “constituye todo un proceso complejo e integral en donde se une la tierra y la tecnología para producir alimentos y muchas cosas más que requerimos para seguir subsistiendo, que ella ha significado para el ser humano desde sus orígenes una de las actividades más importantes y vitales, porque tienen relación con el sustento alimenticio en las sociedades, al tiempo que se ha expresado un reto para el profesional de esta disciplina, al decir de expertos, quizás el más importante desde la revolución industrial: el que se relaciona con los alimentos transgénicos, es decir alimentos que han sido modificados mediante la adición de genes exógenos para lograr nuevas propiedades, de ahí que se están generando nuevos esquemas de alimentación, lo cual ocupa en la actualidad el estudio de estos profesionales”.        

 

Por otra parte preocupa hondamente la situación agroalimentaria del país, ya bien lo señalan estudios de Fundacredesa:

 

“el análisis de la situación agroalimentaria conduce a evaluar las características de la nutrición social, teniendo como bases esenciales los mecanismos de disponibilidad y consumo de los alimentos en función de la totalidad de la población discriminada por sexo y edad. La pérdida de este equilibrio condiciona la aparición de la desnutrición social…” “…de allí el componente ético-social de la profesión y el compromiso de ustedes como egresados para contribuir con sus conocimientos a dar respuesta a los requerimientos que en este sentido se presentan.  

 

Para hablar de las ciencias veterinarias debemos, en primer lugar, reconocer su importancia, como lo afirman algunos autores, “en el desarrollo de la sociedad, de los animales, en la humanización del hombre”. Alejandro de Humbolt citado por Ortega Llamozas, expresaba que el grado de civilización de un pueblo se evalúa en la forma como este procede con los animales”, en tanto que Pasteur también citado por dicho autor afirmaba que la medicina veterinaria está muy relacionada en su esencia con la humanidad, concluyendo Ortega que ser veterinario encierra muchas cualidades además de la de ser profesional.       

 

Coincide este acto, con la celebración del día que a estos profesionales se dedica; fecha establecida en la ciudad de Caracas durante el primer Gran Congreso Colombiano de Médicos Veterinarios, llevado a cabo del 21 al 28 de julio del año 1946, en las instalaciones del liceo Andrés Bello de Caracas. En su homenaje, a solicitud de vuestra facultad y con el apoyo solidario de las facultades de agronomía y odontología, de manera excepcional aceptamos realizar en esta fecha, el acto de vuestro conferimiento de títulos. Ese doble motivo: vuestro egreso y vuestro día le confiere para ustedes un especial significado.              

 

La satisfacción que como Rectora de la UCV sentimos al presidir actos como el de este día, se potencia y toca la fibra sentimental que mueve lo más íntimo  del espíritu al referirnos a la Facultad de Odontología, nuestra Facultad, la que transcurre 71 años desde su creación y que atesora un pasado de gloria representado en las luchas en las que por la defensa de la autonomía y la dignidad universitaria, fue protagonista. Hay además un componente de más profundo significado y es que la promoción que hoy egresa lleva el nombre de quien fuera su decano, nuestro hermano Raúl Garcia-Arocha, ausente de la vida terrenal pero presente siempre en nuestro corazón y en cuyo tránsito terrenal prevalecieron las virtudes de la honestidad, la hidalguía, el profundo amor por la universidad, el irrestricto apego a la justicia, la legalidad y su irreductible espíritu libertario y democrático. En nombre de nuestra familia y en su recuerdo agradecemos de nuevo el gesto de los egresados de este día.      

 

La universidad venezolana, ha vivido en los recientes tiempos inmensas dificultades, derivadas fundamentalmente de una errada e interesada interpretación de lo que es su esencia, sus funciones, su significado en la vida y desarrollo del país, más que educar para la vida, se pretende adoctrinar para un proyecto particular, esta circunstancia ha llevado a la reducción presupuestaria con su negativo impacto en el cabal desenvolvimiento de su actividad, pero además se ha traducido en agresiones en las cuales la violencia ha sido protagonista. Duros momentos que los universitarios de siempre hemos debido enfrentar con valentía, preservando siempre la condición digna de la institución, esa que no cede a presiones y que le impide por imperativo moral colocarse al servicio de un gobierno, cualquiera que este sea, dando la espalda al país y a la sociedad a quien se debe.       

 

En este sentido debemos destacar del análisis que recientemente se efectuará en el seno de la Unión de Universidades de América Latina, celebrado en la Universidad de San Marcos en Lima, Perú. Algunos planteamientos que perfectamente integrados, constituyen la “declaración de Lima”:     

 

·       En ellos se reafirma que nuestras universidades e instituciones de educación superior son por naturaleza plurales y diversas, donde se practica la tolerancia y la construcción de espacios de debate y reflexión como métodos para lograr acuerdos y una participación social activa;

 

·       Que es indispensable reconocer, por todos los actores: gubernamentales, políticos, partidistas y sociales, que sólo con autonomía podemos conseguir los fines de la educación superior y que:

 

·       Para formar a nuestros jóvenes en nuevos conocimientos, valores, actitudes y compromiso social, se necesita que la universidad les propicie el espacio adecuado para el debate de ideas, el intercambio de puntos de vista, así como su participación en asociaciones estudiantiles y académicas y el desarrollo de investigaciones que tributen a este propósito;

 

·       Las universidades, como centros de pensamiento universal deben y tienen que estar exentas de presiones y medidas de cualquier naturaleza que atenten o impidan cumplir con esa gran encomienda.      

 

Esa es la lucha que estamos librando y en la que estamos comprometidos todos, incluyéndoles a ustedes, profesionales de hoy, pues el egreso no significa el desprenderse definitivamente de una relación, en virtud de la cual han crecido en intelecto y se han capacitado para construir para ustedes mismos y para el país un futuro de éxito.      

 

En ocasiones como ésta confluyen una diversidad de sentimientos, de los que no debe estar ausente el de la gratitud, el reconocimiento, a todos quienes en diversas maneras de expresión, contribuyeron material y/o espiritualmente a hacer más liviano el camino y cuyos desvelos, tropiezos y logros, constituyeron para ustedes estímulo permanente: padres, esposos, esposas, hijos, familiares,  amigos, docentes, quienes al trascender su labor de instrucción académica, se constituyeron en ejemplo. Con todos nos congratulamos al tiempo que compartimos su alegría.

 

A partir de hoy un nuevo ciclo se coloca frente a vuestras vidas, de ustedes, de vuestras expectativas dependerá la forma de introducirse en él y el posterior resultado. Nosotros formulamos votos por un ejercicio digno, por permanentes logros, porque la paz y la tranquilidad de conciencia marchen al lado de vuestros éxitos, teniendo siempre presente que fue y continuará siendo  ésta vuestra casa, la Universidad Central de Venezuela, cultura de paz, libre, plural, democrática y siempre autónoma.

 

Felicidades y gracias.

 

 

Caracas, 21 de julio de 2011