String para buscar
Submit buscar

Palabras pronunciadas por la Rectora de la UCV, Profesora Cecilia García-Arocha, en ocasión del acto de celebración aniversario del Instituto de Inmunología y Homenaje al Dr. Nicolás Bianco.

 

 

 

Macías y colaboradores  señalan a  la inmunología como la disciplina biológica que ha tenido cambios más profundos durante este siglo, pasando a ser de una actividad médica relacionada con la vacunación y ciertas reacciones serológicas, a una ciencia interdisciplinaria rica en teorías y conceptos, capaz de generar su propia problemática y sus propias técnicas. La inmunología desempeña un papel prominente tanto en investigación fundamental como en la aplicación práctica. El premio nobel de medicina otorgado este 2011 a tres inmunólogos  reconoce que la inmunología es ya «un campo que ha alcanzado la madurez» y tiene «un interés máximo, con impacto en la clínica tanto para el diagnóstico como para el tratamiento de enfermedades como las infecciosas o el cáncer», estas afirmaciones ratifican la importancia que para la UCV tiene la existencia de nuestro instituto de inmunología, cuyo origen en el laboratorio de inmunología clínica del Instituto Anatomopatológico de la Facultad de Medicina y Unidad de Inmunología Clínica posteriormente, inicia su funcionamiento gracias al empeño de Nicolás Bianco, quien al decir de quienes le integran, “supo concebir a partir de esa unidad, un ente que se especializara en gestión de la inmunología clínica mediante 3 vertientes en paralelo”: académica, investigación y asistencia, importancia que se ratifica día a día en la labor que en este campo, se realiza. Hoy con profundo  orgullo universitario, celebramos un nuevo aniversario de su exitoso y fructífero transcurrir.      

 

En el balance de una trayectoria, adquieren papel fundamental aquellas personas que, al formar parte de las ejecutorias de ese transcurrir, han tenido especial significado en ellas. Y ha querido el personal de este instituto, encontrando eco en el consejo de facultad de medicina y posteriormente en el consejo universitario, quien da su aprobación  en sesión del  04 de mayo de 2011,  que el nombre  de una de esas personas le identifique a partir de ahora.  Es esa persona  Nicolás Bianco, destacado médico integrante de nuestro personal docente, adscrito a la Facultad de Medicina, egresado de esta UCV en 1966, especialista en medicina interna y Magister en inmunología, grados académicos obtenidos en la Universidad de Harward y Yale, Doctor en ciencias médicas de la Universidad del Zulia, profesor titular, Honoris Causa de esta Universidad, de activa vida gremial en la universidad y actualmente Vicerrector Académico de esta UCV, se reconoce de esta manera su denodado esfuerzo para la existencia del instituto, su labor de investigación, su contribución a que la inmunología clínica haya sido reconocida como una especialidad, su indisoluble nexo de afecto y colaboración con el instituto.

 

Hablar de Nicolás Bianco, para nosotras significa referirnos, además de al profesional de excelencia en su campo, profesor titular, investigador, gerente,  doctor honoris causa de esta UCV,  a ese universitario de siempre, de elevados méritos académicos, de profundo sentimiento universitario, pero es también hablar del ciudadano cabal, convencido de el valor de la libertad, de la democracia, heredero de una historia de dignidad, defensor irreductible de la autonomía universitaria. Pero es también referirse al amigo consecuente, leal, presente siempre en los difíciles y en los gratos momentos de nuestra vida universitaria y familiar; eso naturalmente nos conmueve y da un especial valor a este acto.

 

A propósito del conferimiento del Doctorado Honoris Causa, se refería Bianco a que:

“en el trayecto vital de cada ser: la armonía amorosa, la alegría o la tristeza tienen sitio seguro y albergue pleno de ternura y sosiego en gente un tanto más íntima y cercana.”  Permítanme Nicolás y ustedes, decir sin reserva alguna que me siento parte de esa gente y como tal celebro como nuestro el homenaje de este día.          

 

La universidad, y no es ajeno para quienes aquí están, transcurre en un tiempo de dificultades, de permanente agresión en sus diferentes facetas, ya lo hemos señalado en pasadas ocasiones “cuando la universidad se aferra a su deber ser, el de emprender la búsqueda crítica sobre el papel del hombre, sus estadios y sus trascendencias el de abrir su mirada sobre el mundo, el de trabajar en función de construir un nuevo tipo de hombres y mujeres; críticos, conscientes de sus responsabilidades con visión de progreso, hacedores de patria nueva.; se enfrenta a una despiadada avalancha de agresiones que como un proyecto organizado se orienta a hacer de ella un instrumento para la construcción de otro hombre, antítesis del ser pensante, del que analiza, propone, transforma, del que cree en el libre análisis:  es el  que no tiene sueños porque estos ya fueron construidos por otros con una moldura uniforme”.      

 

Pese a ello y ya lo hemos expresado “la institución universitaria vive y se levanta digna, desafiante porque en ella hay   valores  morales, hay intelecto, hay obras productivas que no se destruyen fácilmente,

 

Actos como  el de hoy ratifican que en el diario acontecer de la universidad el mérito se interpreta en su exacta dimensión y se aprecia más en la medida en que el va acompañado de un esfuerzo sostenido, no sólo por alcanzar un logro, sino por mantener y dar continuidad a una tarea. Al congratularnos con Bianco por este tan merecido homenaje, le ratificamos nuestra admiración y afecto.            

 

Los logros, el éxito de las instituciones son el producto de la dedicación y entrega de quienes a ellas pertenecen, en el caso del instituto de inmunología, esto es evidente,  allí se atiende a una filosofía que, sembrada por Bianco, se convierte en conducta permanente “creer en lo que se hace”, al tiempo de poseer como otros lo han señalado: “el don apacible de las causas nobles y bien pensadas”. 

 

En esta fiesta aniversaria al expresar a quienes le integran la felicitación por esta trayectoria exitosa, auguramos una continuidad de logros y ratificamos nuestra disposición de permanente apoyo, al tiempo que les convocamos a la tarea de unirnos en la defensa de esta UCV, libre, plural, democrática y por siempre autónoma.       

 

 

Muchas gracias.-

 

 

Caracas, 3 de noviembre de 2011