String para buscar
Submit buscar

Palabras pronunciadas por la Rectora de la UCV, profesora Cecilia García-Arocha, en ocasión del Acto de Conferimiento de Grados Académicos de Especialistas, Magister y Doctorado a los egresados de los diferentes programas de postgrado.

 

 

Todos los hombres tienen deseo natural de saber, así lo expresaba Aristóteles, es esa necesidad de nutrir tanto al espíritu como al intelecto. A ese deseo de saber debe estar unida la vocación intelectual, la que al decir de Montejano “consiste en un llamado y requiere una respuesta; ante las cosas fáciles y esenciales en apariencia, ante los bienes útiles o deleitables a los que la vida nos convoca, el estudio aparece difícil y trabajoso; sin embargo, si la siembra es en realidad esforzada, queda siempre la esperanza de una cosecha más que retributiva”.       

 

Esa cosecha de la que nos habla Montejano se hace evidente en este numeroso grupo de profesionales, quienes atendiendo ese llamado, regresaron a las aulas universitarias en el deseo de consolidar sus conocimientos, de adentrarse en otros más profundos, de descubrir nuevas fronteras que les hacían distante otra verdad.  

 

Satisface a la Universidad legitimar hoy, a través del conferimiento de grados académicos de Especialización, Maestría y Doctorado, el sostenido esfuerzo, el afán de superación de ustedes, quienes al reconocer la calidad académica de nuestra institución, se hicieron de nuevo estudiantes para impregnarse confiadamente del saber, que en ella, cada día se genera. A ustedes, a vuestros familiares, a vuestros más cercanos afectos, expresamos nuestra palabra de felicitación, la que se acompaña del deseo porque el éxito en su desempeño sea también de beneficio colectivo.  

 

En el mundo de hoy el conocimiento es un hecho que no tiene discusión, él junto a la información, tiene un lugar de privilegio en la sociedad y en la cultura. Se constituyen ustedes en importantes actores  en la sociedad del conocimiento, la que debe ser concebida en criterio de Clark, como “una sociedad de saberes compartidos en la que han de tener cabida la solidaridad, la compasión, la alegría, la benevolencia y la amabilidad, una sociedad que obedezca a un modelo reflexivo que active una visión ética en la toma de decisiones”, pero  además, interpretando el pensamiento de Wilke: “el conocimiento en general y el de expertos en particular, deben ser sometidos a un proceso de revisión contínua, convirtiendo de esta forma la innovación en un componente cotidiano del trabajo”. Éste, postgraduandos, es un nuevo compromiso al que deberán ustedes responder.

 

Difíciles circunstancias conforman la realidad actual de la Universidad Venezolana, constantes amenazas, agresiones, descalificaciones que no resultan eventos aislados, parecieran más bien obedecer a un estructurado proyecto de destruir la fuente del saber, hacia la construcción de otra sustentada sobre débiles bases que la harían perfectamente moldeable a intereses particulares. La historia de la universidad en el mundo nos señala que ésta no apareció por arte de magia o por voluntad de una persona. Es la resultante de un lento cristalizar de factores, es una invención de la edad media, una creación que a través de los siglos se ha ido perfeccionando. Tampoco habrá de desaparecer por voluntades individuales, de ello estamos seguras y en ello se centra la lucha de los universitarios de siempre.

           

Nuestro país está severamente afectado por la emigración de jóvenes talentos formados en nuestras universidades, ahora más que nunca Venezuela necesita  de todos y cada uno de ustedes para poder realmente avanzar y convertirse en un país desarrollado. Un país no se construye sobre la base de decretos e improvisaciones; los recursos naturales son importantes, pero lo es aún más la capacitación y el trabajo de sus habitantes. En ello esta comprometida la Universidad,  compromiso irrenunciable  que anima  nuestros esfuerzos para seguir adelante.  

 

Nuestra gestión ha estado atenta hacia  la consolidación de la UCV como la gran escuela de postgrado de nuestro país, consolidación que requiere de políticas hacia lo interno y hacia lo externo. A través del Vicerrectorado Académico, el Consejo de Estudios de Postgrado, el Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico y las distintas direcciones de postgrado de las 11 facultades, el Cendes y el Cenamb se implementan estas políticas para lograr tales objetivos.

 

La Comisión Central de Estudios de Postgrado realiza,  conjuntamente con las comisiones de postgrado de las facultades, el levantamiento de datos sobre la oferta de doctorados de nuestra Universidad, con dos finalidades: por una parte, evaluar su calidad, en términos de producción de egresados, de generación de nuevo conocimiento y de las relaciones interinstitucionales que mantienen, y por otra, contribuir con el Programa de Gestión de Conocimiento que adelanta la Gerencia de  Conocimiento e Información  del Vicerrectorado Académico.

 

La evaluación de la oferta académica es una obligación que ninguna universidad  debe soslayar y por este motivo  todo esfuerzo serio que se haga para tratar de mejorar la función docente y de investigación, responde a los mejores intereses de nuestra Universidad. De igual forma, se continuará con las maestrías y las especializaciones, grados académicos igualmente importantes en los estudios de cuarto nivel.

 

Las tesis doctorales y de maestría, así como los trabajos de especialización, son para una universidad expresión importante de la producción de conocimiento, que refleja las capacidades de sus profesores-investigadores y de los cursantes.  No cabe duda que la gestión de conocimiento, mostrará de manera sistemática y organizada estas capacidades para ser debidamente utilizadas para  la generación de bienes y servicios a la sociedad. Son más de trescientos ochenta programas de postgrado que abarcan todas las áreas del conocimiento los que se ejecutan en nuestra institución, arduo trabajo que enfrentaremos sin reservas.

 

La Comisión Central de Postgrado cuenta con un acervo de 4200 registros de tesis  doctorales  y trabajos  de maestría y de especialización  ya digitalizados y disponibles para su uso, lo cual constituye el registro acumulado desde el año 1972. Igualmente, se encuentra en fase de implementación el Sistema de Gestión Digital de Trabajos Finales de Postgrado, lo que permitirá hacer seguimiento del proyecto desde el momento en que es propuesto por el estudiante hasta su defensa. De esta manera se podrán conocer sus avances hasta que ocurra su publicación digital. No cabe duda de que este es un  servicio más que la Universidad presta al país para el uso más eficiente de los recursos humanos y del conocimiento que en ella se  produce.

 

Al compartir con ustedes la alegría de este día, hacemos nuestras, las frases de Saint Exupery:

 

 “Los árboles que he visto crecer más rectos, son los que están en una selva virgen acosados por enemigos. Esos árboles enemigos, les roban su parte del sol y entonces escalan el cielo verticalmente con la urgencia de un llamado”.

 

Queridos graduandos y graduandas, en el  reciente Encuentro Internacional de Rectores Universia, celebrado el 02 de junio en Guadalajara, México, una de sus conclusiones describe a la Universidad como ámbito de libertad por excelencia,  donde nacen los ideales por los que vale la pena vivir.  En nosotros  en ustedes, en los ucevistas todos,  se forja la esperanza, que mantendrá viva a la universidad venezolana.  Ustedes son el reflejo de la ilustre Universidad Central de Venezuela, cultura de paz; libre, plural, democrática y autónoma. 

 

Felicitaciones y muchas gracias.-

 

Caracas, 11 de junio de 2010.