Primer ascenso al Adankasima Tepui

Escaladores venezolanos lograron el primer ascenso al Adankasima Tepui

El conocimiento, la esperanza, el esfuerzo, las ganas de luchar, los desafíos, la motivación, el compañerismo y por supuesto, las ganas de escalar, marcaron la primera expedición del team “Tierra de Sueños”.

 

 

Equipo de Tierra de Sueños.

 El equipo de “Tierra de Sueños” inició una gran expedición al nunca antes visitado Adankasima Tepui, donde cinco escaladores venezolanos y un fotógrafo polaco dejaron su huella al realizar la primera ruta y el primer ascenso en el macizo.

 

El Adankasima Tepui es una montaña ubicada en el estado Bolívar y es uno de los trece tepuyes que componen el Macizo de Chimantá. Los escaladores de “Tierra de Sueños” fueron los primeros en escalar este tepui.

 

 

Foto: Wojciech Wandzel

“Es una tierra mágica, es una zona donde la vista no deja de mirar tepuyes, kilómetros y kilómetros de paredes de arenisca nos hacen olvidar los trajines y problemas normales de la ciudad; ya la magia se ha adueñado de nosotros”, así definió Cheo García toda la expedición.

 

El proyecto de “Tierra de Sueños” nació hace aproximadamente un año, cuando tres escaladores se propusieron ascender un tepui en la hermosa Gran Sabana: José (Cheo) García, Rafael Bracho y Daniel Mora querían buscar una pared venezolana para iniciar con el primer paso de muchos, se fijaron en las paredes y selvas prístinas del Adankasima Tepui.

 

Como no es tan sencillo realizar una expedición con tres escaladores, todos tomaron la iniciativa de invitar a dos escaladores más y alguien que logrará documentar visualmente tal hazaña: Carola Pérez, Carlos Pineda y el fotógrafo profesional de nacional polaca Wojciech Wandzel “Woite” completaron el equipo. Los esperaba un mes de constante y duro trabajo para alcanzar la meta de final de la expedición.

 

 

Inicio de la aventura vertical

Acercamiento. Foto: Wojciech Wandzel

Luego de una larga discusión de fechas y toda la logística que implica crear una expedición, los seis decidieron partir el 15 de enero del 2011. Listos todos en el poblado de Santa Elena de Uairén se dirigieron hasta el aeropuerto de la localidad para viajar en dos avionetas 206 en dirección al poblado de Yunek.

 

El líder de la comunidad de Yunek y pemón de la expedición, Leonardo Criollo junto a 15 indígenas (el gran equipo estuvo conformado por hombres acompañados en su mayoría de sus esposas y algunos chicos), lograron que la caminata hasta el tepui estuviera llena de leyendas, historias y sobre todo de buena energía. Junto a los escaladores, los pemones compartieron grandes lecciones y inolvidables experiencias.

 

Escaladores e indígenas crearon un vínculo muy estrecho entre amistad y trabajo que los ayudo a lograr con buen final la expedición, ellos se encargaron de abrir el camino de la gran selva y los escaladores realizaron de la apertura la línea de escalada.

 

 

Trazado. Foto: Wojciech Wandzel

La caminata hacia la base de la pared duro dos días por el “Valle de Tirica”, la sabana, las quebradas, ríos y el gran bosque abrieron el camino para descubrir los maravillosos tepuyes del Akopan, Upuigma y Amurí, tres gigantescos macizos que los guiaron hasta el Adankasima.

 

A llegar al campamento base, el líder de los pemones y los demás amigos del campamento de Yunek, bautizaron la quebrada de agua “Amayikok Parú”, “la quebrada de los espíritus”, un lugar donde el agua es más abundante y que les hizo la estadía a los escaladores menos preocupante.

 

Sin embargo, el campamento base se encontraba a dos horas de donde iniciaba la ruta de la pared y los indígenas bautizaron el sendero como “El Camino del Danto”, porque según sus relatos las dantas cuando caminaban por la espesa sabana sólo dejaban un diminuto espacio que dejaba ver el camino, gracias a esto pudieron avistar prontamente los pocos metros que faltaban para llegar hasta la nueva ruta.

 

La fauna se mostraba salvaje pero dispuesta a ser vista y escuchada, osos hormigueros de gran tamaño, el sonido de las guacamayas, monos araguatos y capuchinos, culebras corales, escorpiones negros, ratones de selva y los hermosos colibrís alumbraron cada día la escalada de estos aventureros venezolanos.

 

 

Días de lucha para alcanzar la meta

Foto: Wojciech Wandzel

Los escaladores Daniel y Cheo fueron lo primeros en iniciar la apertura de la pared, el primer largo comenzó con una fisura de nivel 5.10, un hermoso diedro y gran extraplomo.

 

Durante el segundo largo, se realizó el equipamiento de la vía, el terreno estaba bastante descompuesto, pocos agarres, regletas, rocas sueltas y gran dificultad les dio mucho trabajo.

 

Para el tercer largo, Daniel y Carola hicieron más emocionante la escalada al establecer el cuarto largo, la única chica de la expedición bautizó una de las repisas que se encuentra en el lugar como “Lola Ledge”, mientras que Daniel continuo unos metros más y se colocó exactamente en la base del diedro.

 

Rafael y Cheo realizaron el quinto largo llamado “El Diedro de los Sueños”, allí comenzaba el primer largo del diedro, la roca esta limpia, había fisuras de todos los tamaños, tramos de chimenea y lograron avanzar hasta el séptimo largo.

 

 

Foto: Wojciech Wandzel

El protagonista del segundo largo del diedro fue Carlos Pineda, quien en la octava parte de la vía tuvo que luchar con pasos muy duros, movimientos de chimenea, seguido de un offwich (grieta ancha), con empotre de puños con pocos pies, poco a poco se adelantaba unos metros más para el gran techo.

 

Pasaron los días y con ellos se iban ascendiendo más, los escaladores permanecían más tiempo en la pared, así que decidieron instalar dos carpas y dos hamacas en la “Cueva del Tinajero” donde la vista hacia el horizonte era impresionante y les alegraba cada mañana a los expedicionistas.

 

Nuevamente a Daniel y Carola les tocó resolver los últimos metros hasta el gran techo, donde encontraron regletas pequeñas y apoyos de placa. Momentos de duras decisiones se vivieron durante este largo.

 

 

Foto: Wojciech Wandzel

Ahora le tocaba a Cheo y Carlos seguir con el ascenso, realizaron una travesía, al salir del techo se encontraron con una fisura ancha que marcó el décimo largo; la escalada continuó en un diedro con una fisura ancha, lo cual hizo que avanzaran en chimenea y offwich (grieta ancha) hasta llevarlos a una pequeña repisa.

 

Mientras que en el onceavo largo, fue denominado “La travesía del Troglodita”, un tramos difícil de resolver y que sólo Daniel pudo lograr.

 

En el último tramo, la pared comenzó a observarse de color rojizo, desde aquel lugar se lograba divisar el final de la ruta, pero se encontraron tres largos más, durante esta escalada, Carlos y Cheo realizaron una travesía buscando el tramo central de esta sección. Un diedro en toda la mitad del ancho de la pared permitieron que terminaran equipando un duro de placa.

 

A tan sólo dos días de tener que culminar la expedición Carlos y Woite (fotógrafo), asumieron el reto de terminar los dos largos que faltaban, al llegar a una pequeña repisa del largo trece, Daniel y Cheo tuvieron la oportunidad de ver como terminaban la última sección.

 

Repisas, vegetación y verticalidad de color verde por doquier declararon el fin de la ruta. A las 5:30 pm del 09 de febrero de 2011, fue bautizada la ruta con el nombre de “El Camino del Danto” (5.12a – A2, 300 metros y 15 largos). El primer ascenso de escaladores venezolanos en el tepui Adankasima.

 

 

Agradecimientos

Foto: Wojciech Wandzel

El team “Tierra de Sueños” logró su hazaña en menos de un mes de expedición, demostraron que a pesar de las exigentes pruebas que debieron pasar como equipo, siempre lograron tomar las decisiones correctas y jamás olvidarán las experiencias vividas.

 

El equipo “Tierra de Sueños” agradece el patrocinio de la empresa Uaikinima- Distribuidor Petzl Venezuela, quien participó en el apoyo técnico de la expedición, a Horacio Velutini por el aporte que realizó con las avionetas y los equipos de comunicación, a Dios, por siempre acompañarlos en esa gran travesía, a Laura Trejo (esposa de Cheo) por estar siempre informando sobre lo que ocurría con la expedición, a José Luis Tucci quien realizó el levantamiento de la información del GPS, a toda la comunidad Pemón de Yunek, que sin ellos la guía no hubiese  sido posible y a todas las personas que de una u otra forma permanecieron siempre a la expectativa de todo lo que sucedía con “Tierra de Sueños- Adankasima”, equipo que logró realizar una de sus primeras grandes expediciones entre las que aún faltan por hacer.

 

 

Acerca de Uaikinima- Distribuidor Petzl Venezuela

Foto: Wojciech Wandzel

Esta empresa se encarga de distribuir equipos que están relacionados con los deportes de montaña, aventura y la seguridad industrial en alturas en Venezuela. Distribuyen de forma exclusiva para todo el país, con la reconocida marca francesa Petzl, fabricante de equipos de primera categoría para toda clase de deportes de montaña, actividades de rescate y trabajo en alturas.

      

Uaikinima mantiene la premisa de que “los sueños del hombre no tienen límites cuando la naturaleza es su escenario”.

 

 

Periodista

Akiko Díaz

Alejandradiaz633@gmail.com

Fotos: Wojciech Wandzel

(haz click en las foros para agrandar)

CIUDAD UNIVERSITARIA DE CARACAS
"PATRIMONIO MUNDIAL" (UNESCO, 2000)

"La mejor garantía de conservación de los monumentos y de las obras de arte viene del afecto y respeto del pueblo, y ese respeto asienta sus bases en la educación y en el fomento de su conocimiento". (Carta de Atenas, 1931)