Ascenso al Iztaccihualt. Diciembre 1999
La Mujer Dormida desde Acamenca

 

El Iztaccihatl ( la mujer durmiente) es un volcán de 5492 m de altura ubicado cerca de la Ciudad de México, y que según la tradición local fue la hija de un jefe indígena que sufrió la oposición familiar a su amor, representado por el volcán cercano, el Popocatépetl (la montaña humeante). Las dos montañas se ven representadas frecuentemente en el arte precolombino mexicano, en el que siempre se ilustra la humareda del Popo.

 

La excursión El Sábado 4 de Diciembre de 1999 partí de ciudad de México a las 12:30 del mediodía con Esteban Juárez, excursionista mexicano, quien es conocedor de el Izta y otras montañas mexicanas, y a quien contacté gracias a Flor Boscán.Pasamos por Amecameca, un pueblo a 60km de México DF.,con una bella iglesia y un interesante y surtido mercado y que tiene como telón de fondo las dos montañas el Iztaccihuatl y el Popocatépetl. El mercado es ideal para aprovisionarse con frutos secos, pan y otros víveres para la excursión. De allí continuamos por una carretera que sube por la base de las dos montañas, hasta llegar al Paso de Cortés, a 25 km de Amecameca, llamado así porque por este sitio pasó el conquistador español después de una batalla con los Aztecas,y ésa fue conocida como la noche triste.

 

Subiendo el Iztacchualt

Aquí hay un refugio de montaña y se bifurca la carretera; por la derecha va al Popo, pero está prohibido el paso debido a la actividad del volcán, que de hecho ha derretido todo el glaciar. Tomamos a la izquierda, en dirección al Ixta, y llegamos a Altzomoni, un alto a 3960msnm donde se encuentra una estación repetidora de Televisa, quienes han cedido dos habitaciones con literas como refugio para excursionistas, y se dispone además de un baño. A manera de aclimatación hicimos una pequeña caminata hasta La Joya, a 3900msnm, en este lugar se termina la carretera, hay una explanada para estacionar vehículos y un pequeño kiosko en medio de la nada, donde venden unos riquísimos tacos y quesadillas.

 

En este punto lo excursionistas deciden si tomarán la ruta de los refugios o la ruta de Ayoloco El domingo 5 nos levantamos a las 3:10 am, dejamos el carro en La Joya y empezamos a caminar allí a las 4:20 am por un polvoriento camino que no puedo describir muy bien, pues nunca lo ví de día. Empieza con muy poca pendiente , que va aumentando luego, y tiene tres referencias que son los tres portillos. De hecho por intentar ahorrar camino omitiendo uno, nos extraviamos y perdimos una hora. Llegamos a la zona de los refugios a las 7:15 am , allí, a 4900msnm, está el Refugio #19, fabricado con base concreto mamposteado, piso de concreto, paredes de madera prefabricada, cubierto de poliuretano y láminas de aluminio; es bastante cómodo, con capacidad para 30 personas, levantado y mantenido por el Grupo de los 100. .Permanecimos en el refugio como una hora hablando con otros montañeros y descansando.

 

Luego de caminar aproximadamente media hora más llegamos a las ruinas de un viejo refugio en forma de esfera, a 5090msnm, que se llamaba Luis Mendez, y fue destruido por el viento. Justo allí empezaba del hielo, que para asombro de Esteban que habitúa subir sin crampones, estaba muy duro, así que agradeció haberlos llevado. Era increíble el contraste entre el sol radiante en el cielo totalmente despejado y las temperaturas tan bajas y el viento que nos obligaba a caminar de lado, como si nos estuviéramos apoyando en una pared. De hecho, completé toda la ruta con el polar y la chaqueta puestos (la temperatura sin viento era –3ºC), y pese a la protección de los lentes el viento hacía salir lágrimas a los excursionistas.

 

Cumbre del Iztacchualt

La mayor parte de la ruta transcurre sobre el "cuerpo" de la mujer dormida, se empieza por las rodillas, luego los muslos (donde está el refugio #19), el vientre , las costillas, y la cima es en los pechos. Por eso la ruta consta de subidas fuertes alternada con subidas suaves, bajadas y grandes explanadas. No tiene dificultades técnicas, es una prueba de resistencia. Según Esteban cuando no hay viento es mucho más fácil, y rápida, pero ese soleado día dejamos en el camino a muchos que por el agotamiento físico no pudieron seguir y optaron por devolverse. La cumbre es una gran explanada, que sería difícil identificar como tal para alguien que no conozca la ruta, llegamos poco antes de la 1 pm., y estuvimos un rato conversando con otros montañeros que se mostraron asombrados de ver que una venezolana subiera montañas, ¡parece que la imagen estereotipada de las mujeres venezolanas es la de mises entaconadas! Yo les expliqué que incluso esa montaña ya ha sido subida por otras venezolanas.

 

Popocatepelt desde el Iztacchualt

Hay otras variantes del ascenso por otras caras que sí son técnicas. Una variante que sube por la derecha de la cintura, más directa y más empinada, se llama Ayoloco, íbamos a tomarla de regreso, pero no lo hicimos porque el hielo estaba duro y Esteban no llevaba buenos crampones, sino unos que se le salían ( los buenos me los cedió ).Según me explicó Esteban al subir por Ayoloco se llega al refugio del mismo nombre 4800msnm. Desde allí la subida se hace por una pendiente de 50º en hielo y conforme se dirija hacia el sur aumenta la dificultad hasta llegar a una pared casi vertical, donde ellos practican escalada en hielo, y sale por Peña Aguilera, en la panza de Izta. Otras rutas son por la cabeza (lado norte) partiendo la caminata desde los 2600 msnm aprox en un pueblo llamado San Rafael. El ascenso es por el bosque pasando por las presas de deshielo hasta llegar a los arenales llamados "amansa locos o tumba burros", llegando así a Chalchuapan donde más adelante se escala por el cuello hasta llegar a los pechos. Subir por aquí se requierre de un poco de mas técnica en la salida a la cumbre ya que se trata de escalada mixta. Otra ruta es por el lado de Puebla (cara oriente) donde se comienza desde un pueblito llamado San Pedro, llegando así a los glaciares orientales, esta es la ruta menos transitada ya que se requiere de mayor tecnica en hielo y mixto, es la ruta mas larga y con menos señalización en el bosque, fácil para perderse. Iniciamos el descenso media hora después y llegamos nuevamente al punto de inicio de nuestra caminata a las 6:50 pm, así que en total fue una jornada de 14 horas en una bellísima excursión que sirvió de epílogo a un viaje caracterizado por visitas a museos, monumentos arqueológicos e históricos, librerías y pueblos con diferentes costumbres, que son el mayor atractivo de México.

 

María Mercedes Alvarez Vellaz