Ecuador 1998

Escalar en nieve es una de las actividades más apasionantes de la alta montaña. En ella se conjuga la belleza de los escenarios, la resistencia, voluntad del montañista y el misterio de las alturas que a veces nos cubren con sus vientos y sus nubes. Una cumbre, siquiera intentarla es uno de los más grandes premios que puede recibir un montañero. La ilusión de cualquiera que haya subido varias veces las cumbre locales de su tierra es la de salir a conocer... explorar objetivos más altos, más difíciles, más hermosos y es así como inspirados por este deseo, siete miembros del centro, amigos y conocedores de las montañas de Venezuela ideamos a principios de 1998 salir de viaje, el objetivo: escalar en Ecuador.

 

Montañas Ecuatorianas

Pues bien José Luis Aguirre (Sombra), José Gregorio (Cheo) y yo ,(Javier) salimos de Caracas el 28/08/98 en un bus con destino San Antonio - Cucuta - Ipiales - Rumichaca - Quito en una interesante travesía que tarde exactamente dos días y medio. Ese mismo sábado nos encontramos con Gabriel Camacho , Leonardo Armas y Gabriel París, Goitia llego dos días después.  Nos alojamos en el hostal "Caminos del Sol" perteneciente a la señora Luisa Gallardo, experimentada guía de montaña y quien demostró ser mejor amiga, gracias a sus recomendaciones la expedición marcho sin demora ni contratiempos.

 

En fin por grupos separados iniciamos el viaje con un acercamiento al Rucu Pichincha (4719msnm), por su cercanía a la ciudad, lo aprovechan algunos locales para ejercitarse. La ruta comienza en un bosque sombreado, con altos Eucaliptos, luego se sube unos cuantos metros para llegar a la base de una colina donde se sigue subiendo esta vez con un desnivel mayor, como a dos horas de camino nos detenemos para abrigarnos y tomar algo, cerca de unas antenas de televisión a partir de allí la topografía cambia, la vegetación se transforma en pequeños arbustos, la ascensión es larga pero suave, el paisaje es muy bonito, se parece a la "Gran Sabana". Por fin al fondo se ve el "Rucu" cubierto de nubes negras, se ve frío y misterioso, alla vamos... tomó 5 horas de caminata logramos la cumbre, el aire fino y una llovizna de granizo nos hizo devolvernos a pocos minutos de haber llegado.

 

En el Chimborazo

La zona de Quito es muy alegre tiene muchos turistas que vienen de todo el mundo, ciber café´s , bulevares, mercados artesanales, tiendas, restaurantes ocupan nuestra atención a la par de los preparativos para nuestros dos siguientes objetivos: Carihuarazo (5115msnm) y Cotopaxi (5895msnm). Carihuarazo en lengua Quincha dice viento macho, según un relato que leí, la primera ascensión casi fue un fracaso y descubrieron la cumbre de carambola ya que en ningún momento lograron verla.

 

Queda frente al Chimborazo, como a seis horas de la carretera, solo vimos la montaña a la entrada de la reserva de Vicuñas y Alpacas, luego el tiempo empeoro, armamos carpas en la base del glaciar, era un antiguo lecho del mismo, solo habían piedras y tierra mala por lo cual la fijación se hacia precaria, a punta de piedras logramos fijarlas, tuvimos viento desde la llegada. Segunda noche: Sombra nos contaba una historia sobre el Aconcagua cuando de pronto escuchamos un fuerte golpe en la carpa y otro como un trueno en la carpa más de atrás, Cheo gritaba que se había salido la fijación del porche de nuestra Salewa, los otros gritaban desde la otra carpa que la tercera estaba volando, salimos y no lo podía creer, estaba en una tormenta de nieve, cientos de kilómetros de viento pasaban sobre mi, a uno de mis compañeros lo tumbo, corrimos a sujetar la Timberland a la que literalmente llevaba el viento con todo y equipo, fue una suerte que no hubiera nadie dentro. Pues bien tras someterla y sacarle todo lo necesario para redistribuir el campamento la enterramos con piedras y nos reubicamos siete personas en dos carpas. Como a la media noche nuestra carpa sucumbió al partirse el paral del porche, a la mañana siguiente el tiempo no mejoro, esperamos hasta las 10 a.m. para atacar la cumbre y el tiempo nunca cambio, decidimos partir, ahora el camino era muy resbaloso, nieve y tierra se mezclaban en nuestros pies, perdimos la cuenta de cuantas veces caímos en el lodazal.

 

Cumbre Maxima del Chimborazo

Nos fuimos a un pueblo intermedio llamado Ambato, allí comimos bien, agua caliente, dos noches gratificantes para afrontar nuestro próximo reto. Cotopaxi: una de las montañas más bellas del mundo, visible a mas de 200Km. De distancia, una enorme grita llamada Yanasasha describe esta colosal y simetrica montaña. El bus que nos debía dejar como a unos 4000msnm, no pudo avanzar porque una tormenta había depositado mucha nieve en el camino, el bus nos dejo aproximadamente a 3500msnm, como íbamos cargados con el equipo del Carihuarazo, la subida fue eterna, aproximadamente 2 horas en medio de una ventisca y mal abrigados, al llegar al refugio sus cálidas instalaciones nos ofrecieron descanso y calor, estábamos a 4800msnm, algunos fueron a reconocer la ruta y otros quedamos haciendo fotos.

 

A la media noche nos preparamos y salimos en busca del glaciar, la noche semi despejada pero un viento fuerte que arrastraba consigo nieve y granizo, nos hizo algo incomoda la ascención, delante de nosotros avanzaban unos israelíes guiados por un local, al amanecer llegamos a la base del cráter, era la cumbre simera, sin embargo se nos hizo imposible llegar a la cumbre principal ya que una enorme grieta dejaba infranqueable el camino, los judíos se regresaron, nosotros al rato dimos marcha atrás, en parte satisfechos... solo en parte.

 

Transcurrieron tres días en Quito antes de volver a andar, el destino Chimborazo, considerada en los primeros años del montañismo la montaña mas alta del mundo, de hecho, del centro de la tierra a la cumbre ay más distancia que del mismo punto a la cumbre del Everest. Partimos con todas las esperanzas de llegar a la cumbre, de nuevo al llegar nos recibió una nevada que amaino en la noche. A las 12:00 el cielo lucia su más espectacular gala plenilunar sin viento y muy despejada, sin embargo la ruta mermo nuestro paso, a medida que subíamos y sentíamos como el aire escaseaba más y más, era extraño sentir como reposar en una piedra no nos brindaba descanso, y debíamos seguir. Luego de unas horas el grupo se dividió y horas después se dividió nuevamente, finalmente Essling Goitia y Gabriel París hicieron cumbre a las 6:30 a.m. del día 11/09/98. La montaña por fin brindo su amistad a cambio de tener sobre si a tan humanos seres. Al llegar a Quito celebramos lógicamente al fin de un periplo montañoso y las cumbre que hicimos, los últimos días visitamos lugares como Otavalo, Baños, ciudad Centro del Mundo, y los muchachos fueron a escalar el Cayambe una montaña de 5500msnm, la tercera mas alta de Ecuador, en la cual también hicieron cumbre. Aun hoy siento la nostalgia por aquel país de aborigenes donde la economía no marcha muy bien y por eso es accesible para nosotros, un país que nos brindo su amistad y donde sus montañas nos hicieron saber de que tiene que estar hecho el hombre para acceder a sus nieves: de maíz, de fuerzas, de ganas.

Relato por Javier Guerra.

Expedicon Ecuador'98