Palabras pronunciadas por la Rectora de la UCV, Profesora Cecilia García-Arocha, durante el Acto de entrega del premio al mérito estudiantil UCV.

 

Esta UCV, la nuestra, la de ustedes, la del país todo es la que hoy se muestra, jubilosa, es la Universidad de estudiantes como ustedes, que se esfuerzan por alcanzar el éxito, la de los docentes que ofrecen conocimientos y orientación en generosa entrega para la formación de hombres y mujeres capaces para construir un mundo mejor, la de empleados, profesionales y obreros que con su labor diaria, dan apoyo a la tarea académica. Ellos son parte del acto de este día pues junto al esfuerzo de ustedes está su contribución de ciencia, de saber, de trabajo constante. Este es nuestro sentimiento que expresamos en cada ocasión en que como la de  hoy, la Institución se siente satisfecha una vez más por haber cumplido con uno de sus deberes, el de reconocer la actuación cabal de sus integrantes.   

 

Tiene lugar este acto en el marco de la Semana del Estudiante, tradición institucional con la que se rinde homenaje a los estudiantes de ayer, que en diferentes eventos y en diferentes tiempos al asumir valiente actitud se enfrentaron a la injusticia, a la tiranía, convirtiéndose en valiosa referencia para los jóvenes de los subsiguientes tiempos.             

 

Hay en la juventud de hoy, un arraigado sentimiento de patria, de lucha, de voluntad para alcanzar de manera legítima sus mas preciados anhelos, y lo demuestran  en su diaria tarea de estudiar, de formarse como profesionales, pero también como ciudadanos que creen en un país donde lo hermoso y lo justo no sea privilegio de unos pocos, donde la libertad sea tan amplia que no limite la forma de expresarse y de sentir.       

 

La Universidad que a ustedes alberga, constituye el espacio por excelencia para la discusión, para la confrontación de ideas, para descubrir, para inventar, para crecer, porque en ella impera el carácter plural, porque es tolerante, porque es, en síntesis democrática y autónoma. 

 

En pasado y similar acto, señale que “el recibir una distinción, además del regocijo y orgullo  que es natural, implica el aceptarla con humildad y esforzarse por mantener la actuación que les llevó a ese logro. En un numeroso grupo de estudiantes es factible que descollen varios, por eso se establecen requisitos e instrumentos que cuantifican y cualifican la trayectoria individual, pero la oportunidad es igual para todos, dios les ha dotado de inteligencia y ha puesto en vuestro camino recursos y vías para la superación, no debemos despreciarlos”.     

 

Al felicitarlos por tan importante galardón les invitamos a continuar hacia un futuro de mayores logros.

 

Gracias.

 

Caracas, 23 noviembre 2010