String para buscar
Submit buscar

Palabras pronunciadas por la Rectora de la UCV, Profesora Cecilia García-Arocha, en ocasión del Acto de instalación de la XXVIII reunión de GULERPE. Ciudad Universitaria.

 

 

 

En la sociedad occidental la Universidad ha sido esencialmente un ámbito destinado a la reflexión a propósito del conocimiento, ya Ficht en 1810 señalaba que el pensamiento crítico, el arte de la crítica es el centro neurálgico de su actividad y que sin su presencia ninguno de los aspectos sustanciales de su quehacer  son suficientes por si mismos para justificar el uso del término universidad, sino que constituyen una consecuencia natural y lógica de aquel rol social de máxima trascendencia.

 

Contrariamente a la idea que se tiene de las universidades como asientos y reservorios de la tradición, las instituciones universitarias surgen a la vida con el signo del cambio, lo cual nos compromete a asumir una nueva misión de la universidad congruente con las grandes innovaciones de nuestro tiempo.      

 

Y es el tiempo actual, el siglo XXI cuyo primer decenio transcurrimos el que nos presenta serios dilemas, la discusión en torno a ellos constituye el eje de esta vigésimo octava reunión de Gulerpe: la situación de las instituciones en relación a sus retos y tendencias, especialmente el tema de la autonomía universitaria, los procesos de admisión frente a las tendencias populistas sin restricción alguna en detrimento de la calidad de la educación, las nuevas instituciones dentro de las realidades de la sociedad del conocimiento, todo, enmarcado en los procesos de transformación universitaria y el desarrollo de nuevos modelos de gerencia universitaria que propongan y promuevan los cambios organizacionales. Fundamentales, sin perder el norte que nos debe guiar  hacia el arbitrar mecanismos que permitan lograr mayor calidad, eficiencia y pertinencia social.        

 

El reciente II Encuentro Internacional de Rectores de Universia, Guadalajara 2010, fue escenario para una amplia y profunda discusión de la ruta a seguir por las universidades en la próxima década y, que se ha resumido en una idea: compromiso para crear una universidad generadora de oportunidades para la integración y la transformación social y espacio de liderazgo cultural, de difusión y creación de ideas, de revulsivo intelectual, de pensamiento crítico y de generación y transmisión del bien más preciado de nuestros tiempos, el conocimiento. las conclusiones, producto de esta trascendental reunión, han sido muy bien resumidos en lo que se identifica como agenda de Guadalajara y se agrupan en los siguientes ejes:        

 

El primero, denominado “la universidad comprometida: la dimensión social de la universidad”, los participantes “declaran su decidido compromiso con la cohesión y la inclusión social, la diversidad biológica y cultural, las culturas indígenas, la promoción del desarrollo económico y social, el progreso y el bienestar y en la resolución de los graves problemas de desigualdad, inequidad, pobreza, género y sostenibilidad de la sociedad actual en el ámbito iberoamericano”. y además se comprometen con una universidad abierta.

 

El segundo eje, referido a “la universidad sin fronteras: la movilidad y la internacionalización universitaria”, apunta hacia una sociedad iberoamericana “sólidamente cohesionada y competitiva”, y para lograrlo se pone énfasis en “la formación de las personas donde el conocimiento esté o pueda llegar, superando barreras”. Esto se materializará en el desarrollo de “un gran programa iberoamericano de movilidad académica, con financiamiento mixto, público y privado”, al que en 2015 deberían poder acceder un 2,5% de los estudiantes, docentes e investigadores“. Otros objetivos estratégicos son la atracción de estudiantes y profesores extranjeros, y mecanismos que eviten la “fuga de talento”.

 

En el tercer eje, “la universidad formadora: la calidad docente y la renovación de las enseñanzas”, se encuentra, según los declarantes, la “esencia fundamental de la universidad”. Entre las líneas estratégicas planteadas destacan “fomentar el desarrollo de campus virtuales y la disponibilidad de materiales y recursos docentes abiertos en la red” y establecer una red virtual iberoamericana para la formación docente del profesorado, así como una red de observatorios de inserción laboral.

 

El cuarto, titulado “la universidad creativa e innovadora”, aborda la investigación y la transferencia del conocimiento, consideradas “el elemento más estratégico para el progreso de la sociedad actual y de la realidad iberoamericana”. los rectores anuncian su intención de “promover planes de dotación y mejora de infraestructuras y grandes instalaciones” y de “potenciar espacios de innovación abierta e intensiva y fomentar los programas de generación del emprendimiento“.

 

El quinto y último eje, “la universidad eficiente”, se centra en los recursos, la organización y la funcionalidad de la universidad. Nuestros días, afirman, requieren de una universidad “abierta, científica, formadora, crítica, globalmente competitiva, innovadora y emprendedora“. el grupo de declarantes asume en este punto el reto de “adaptar permanentemente sus funciones y estructuras, con el sustento de tres pilares fundamentales: un financiamiento adecuado; una gestión profesionalizada y transparente y la actualización permanente a los nuevos desarrollos tecnológicos”. Para ello consideran necesarios varios elementos como: “un marco jurídico que favorezca el mecenazgo y gestionar estratégicamente la captación de recursos a través del mismo”, “un sistema de indicadores comparable para avanzar en la difusión de información y clasificación de las universidades” e “impulsar el avance de la cultura digital en la universidad”, entre otras consideraciones.

 

Los temas seleccionados para el trabajo de esta reunión de Gulerpe como lo son: situación actual de las instituciones universitarias en América Latina y el Caribe. Tendencias, retos y compromisos durante el período 2010 – 2020, la autonomía como requisito indispensable para mantener su adecuado funcionamiento. Importancia de la investigación aplicada y de los postgrados para solucionar problemas. Procesos de evaluación y acreditación.

 

La admisión en la educación superior, las nuevas instituciones de educación superior dentro de la sociedad del conocimiento. Tipos de cooperación a establecer y firma de acuerdos concretos para alcanzar la integración universitaria en la región latinoamericana y caribeña. Modelos efectivos de gerencia, no se alejan del compromiso plasmado en la mencionada agenda de Guadalajara y constituyen aspectos fundamentales para poder dar cumplimiento a este.      

 

No pretendemos en esta intervención profundizar en los temas que serán abordados con propiedad por expertos, pero si consideramos ineludible, referirnos a la autonomía; ésta a nuestro juicio, siempre ha de estar encausada en aras del objetivo que le consagre la constitución, ésto es el derecho a la educación concebida por ella como una función pública que tiene a su vez función social, la autonomía universitaria es una condición necesaria si se quiere que la educación  forme parte de una sociedad que asume riesgos. Las universidades deben tener la libertad de asumir riesgos siempre  que también asuman las consecuencias. En este sentido permítannos decir que la universidad venezolana siempre ha estado dispuesta a asumirlos. vale la pena destacar la opinión de Alexis Márquez, quien expresa que correlativamente el mas grande error que pueden cometer un gobierno o una revolución,  es tratar de imponer su dominio sobre las universidades pasando por encima de su autonomía… el gobierno o la revolución que de tal modo actúen, jamás conseguirán  hacer de las universidades instrumentos ciegos y sumisos de sus designios y en cambio se privaran del enorme y valioso aporte que ellas podrían ofrecer para el cabal cumplimiento de los fines gubernamentales y/o revolucionarios. en este sentido bien vale la pena expresar nuestra coincidencia con huerta, quien señala que  “la universidad  no es un lugar de enseñanza o de estudio, sino una escuela de estudios superiores que viene operando sin interrupción en el tiempo, basada en los principios de investigación científica, estrecha unión entre ésta y la actividad docente sobre la existencia de una organización separada y autónoma de cualquier otro poder externo”.

 

La discusión que en torno a ella se producirá en este evento, sin duda abundará en consideraciones y ratificará el valor de la autonomía, al tiempo que pudieran surgir valiosos elementos para enriquecer la lucha hacia su defensa.    

 

La educación superior en Venezuela, llamada ahora educación universitaria, ha presentado tendencias muy marcadas hacia la administración directa del estado mediante un paradigma donde la educación superior se ideologiza y sus contenidos curriculares se orientan hacia una educación simplificada, corta, comprometida con el socialismo, limitada en su calidad, montada sobre un contexto de expansión cuantitativa, diversificando a través de diferentes tipos de instituciones; variación de programas académicos, fragmentación regional, diversas formas de estudio y también con restricciones financieras.  Todo ello enfrentada a la universidad autónoma y algunas universidades experimentales, cuyo modelo entra en franca contradicción con las políticas oficiales. las tendencias nacionales requieren el los actuales momentos de una revisión como consecuencia de la demanda social de la educación superior y la necesidad de atender los nuevos requerimientos académicos, superar los problemas de gobernabilidad de las instituciones, resolver el secular recorte del presupuesto universitario y satisfacer las cambiantes necesidades del entorno social, laboral y la regionalización de las economías.      

 

Todo el esfuerzo que realice la institución universitaria debe orientarse tal y como lo señala Montejano, cito  “para formar hombres y mujeres fuertes, templados, mediante una educación exigente, cultivados, bien plantados, con los pies sobre la tierra y la mirada en el cielo. No necesitamos individuos robots, desarraigados, paseados por los vientos o giratorios como veletas, esclavos. Necesitamos universitarios y universitarias capaces de discernir, de reflexión personal, de elecciones responsables, intransigentes en la defensa de la verdad y el bien, porque sin ellos no hay claridad, sino engaño o complicidad para el mal, universitarios y universitarias pacientes porque la universidad se construye y reconstruye lentamente. Necesitamos recuperar la alegría de enseñar y de estudiar, para librar la única batalla universitaria: la batalla por la verdad. Hombres y mujeres para resistir y para construir”.

 

Corresponde a Venezuela de nuevo ser la sede de la reunión de este importante grupo y es nuestra Universidad Central de Venezuela quien albergará y servirá de escenario durante estos días para las ideas, para la reflexión, para el crecimiento. Es nuestra UCV, la primera casa de estudios de este país, creada por nuestro Libertador Simón Bolívar, quien junto a José María Vargas hizo posible la universidad republicana. Autónoma, plural, libre, democrática.        

 

Transcurrirán estos días en un ambiente de excepción: nuestra ciudad universitaria museo abierto para todos aquellos que puedan recorrerla para en ella descubrir esquinas, luces y sombras, colores y texturas entre verdes plantas y chaguaramos en donde anidan las guacamayas y otras aves tropicales. cconsiderada una de las grandes creaciones de la arquitectura mundial del siglo XX,  ha continuado a lo largo de los años su desarrollo logrando que en el año 2000, por iniciativa de su Facultad de Arquitectura y Urbanismo, fuera declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, convirtiéndose así en el primer campus universitario en América Latina en recibir tal honor. Hoy a diez años de esa declaratoria, recibimos satisfechos a quienes junto a los participantes nacionales, han venido de otros países a compartir experiencias, a pensar y proponer, para el exitoso y eficaz tránsito de nuestras instituciones por el siglo que transcurre.      

 

Al formular votos por una estadía productiva y grata. Saludamos a la Unexpo y a la UPEL, quienes junto a nuestra UCV, se han esforzado para el éxito de esta actividad, reconocemos el sostenido trabajo del comité organizador, al tiempo que  asumimos como nuestras las frases que recientemente leímos y que resultan en esta ocasión oportunas: «la universidad debe ser la institución vertebral de la sociedad del tercer milenio, como faro de nuevos horizontes y motor del progreso».

 

Bienvenidos, vuestra tarea sin duda nos dará fuerza para continuar venciendo la sombra.

 

Caracas, 24 noviembre de 2010