Noticias de la Dirección de Formación Integral y Proyección Universitaria
23/04/2018 21:57 Antigüedad: 27 días

Cápsula Cultural

Lcdo. Martín Pacheco, Director del Teatro Universitario de Maracay (TUM)

Lcdo. Martín Pacheco, Director del Teatro Universitario de Maracay (TUM)

Cápsula Cultural

 

¡Por una cultura de paz, es tiempo de actuar!

 

El teatro, una alternativa en todo tiempo

 

 

“El teatro no es solo un reflejo de la vida, sino un martillo para darle forma”

Bertol Breth

 

Por: Lcdo. Martín Pacheco,

Director del Teatro Universitario de Maracay

                                                                            de la Universidad Central de Venezuela 

Campus Maracay

 

 

Actualmente hablar de “Tiempos difíciles” puede ser el punto de partida de encuentro y desencuentro de familias, amistades, ciudades, países, reinos y hasta de continentes.  Asimismo, esta frase “Tiempos Difíciles” esconde detrás de la visión de falsa connotación  de tiempos de solidaridad, hermandad y unidad, perspectiva que no niega la realidad, sino más bien le da forma y aflora diversas realidades que emanan de intereses particulares  por obedecer en muchos casos a envidias, ambiciones, odios, amor, desamor, ideales, poder, política, economía y religión.

 

No obstante vivimos tiempos acelerados poco generosos para muchos y de escasa tolerancia para otros, demandando de una adaptación abrupta frente a diversos concomitantes procesos de transformación y formación socio-política, cultural, económica y tecnológica, donde exteriorizar el impacto del contacto se convierte en desafío.

 

Se escucha un murmullo ¡Hay que confiar en la sabiduría popular!, pues, el guión apenas se escribe. El pueblo sabio y valiente ha desarrollado en medio de grandes dificultades la capacidad de preservar su alegría, capaz de crear historias, reinventarse la vida cada mañana.

 

De pronto se ha rasgado el velo, sí, se abrió el telón y la improvisada conciencia sale a escena mientras los actores de la vida con una puesta en escena poco ensayada intentan hacer gala de su interpretación. Irrumpe Sigismundo con toda la fuerza retórica de Calderón, exclama en contra de la injusticia y la falsa moral, “o desdicha fuerte, que hay de aquel que intente gobernar viendo que ha de despertar en el sueño de la muerte”.

 

Es pretencioso y razones tenemos de sobra para pensar que después de miles de años de vigencia, probado en tiempos difíciles y en cualquier contexto, el teatro sigue siendo una alternativa para dignificar al hombre y su manera de interactuar con su entorno, por ser un eje liberador que da forma y equilibrio, por ser una voz activa del quehacer socio-cultural.

 

Es pues, tiempo de erigir con fuerza el martillo y dar rienda suelta al grafito para exteriorizar el impacto poético de la cotidianidad. Es tiempo de vencer el murmullo y elevar la voz. Por la vida es tiempo de actuar. ¿Es la vida la secuencia de múltiples historias en una línea de tiempo? ¡Sácale punta a la vida! No te encasilles en personajes de historias ajenas a tu libreto.

 

Se escucha con más fuerza la voz. ¡Hay que confiar en la sabiduría popular! Mientras a más de 500 años tan alto como puede grita para sí  Segismundo, un personaje tan real y efímero como tú y como yo.

 

¿Qué es la vida un frenesí? ¿Qué es la vida una ilusión, una sombra o una ficción? El mayor bien es pequeño que toda la vida es sueño y lo sueños sueños son.

 

Se escucha audible por tercera vez esa voz, ¡fuerte ovejuna, fuente ovejuna! Un personaje de otra historia que se ha fusionado a la tuya, adaptación abrupta  a la realidad. Cada día es el momento de actuar, de darle forma a la realidad. Depende de cada actor desarrollar el mejor o peor personaje. En cualquiera de los casos siempre se levantará Fuente Ovejuna.


CIUDAD UNIVERSITARIA DE CARACAS
"PATRIMONIO MUNDIAL" (UNESCO, 2000)

"La mejor garantía de conservación de los monumentos y de las obras de arte viene del afecto y respeto del pueblo, y ese respeto asienta sus bases en la educación y en el fomento de su conocimiento". (Carta de Atenas, 1931)