String para buscar
Submit buscar

Palabras pronunciadas por la Rectora de la UCV, Profesora Cecilia García-Arocha, en ocasión del acto de conferimiento de títulos a los egresados de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo.

 

 

La arquitectura, al decir de expertos, “es una creación humana y por tanto un componente de la sociedad y la cultura, en esta disciplina se hace evidente la interdisciplinaridad de tres áreas del conocimiento: humanidades, artes, ciencias. En este sentido la relación entre la naturaleza, el ser humano como ser social y la arquitectura como parte de la sociedad y la cultura, debe convertirse en un sistema integrativo e interactivo, tendiente a lograr la felicidad (el bienestar, la seguridad física y sanitaria, la libertad, democracia, equidad, justicia social y progreso) de todos los seres humanos; en y con un ambiente interactuante, protegido de cualquier contaminación y con un equilibrado aprovechamiento de los recursos naturales que garantice indefinidamente la vida en el planeta, bajo las condiciones antes mencionadas”.               

 

La Universidad Central de Venezuela, hoy de fiesta académica, entrega  al país un nuevo contingente de profesionales, formados para el ejercicio de esta disciplina, que bien ha sido considerada como una de las seis bellas artes, así lo afirman entre otros Le Corbusier, quien además señala que “la arquitectura es arte en su sentido más elevado, es orden matemático, es teoría pura, armonía completa…” 

 

Se produce este nuevo egreso de profesionales en un difícil  escenario de momentos y circunstancias para país y universidad, incertidumbre por el presente, que se hace mayor al pensar hacia el futuro. No son desconocidas las múltiples agresiones a que ha sido sometida esta universidad, entre las que destacamos, por constituir importante limitación para el desarrollo pleno de su actividad, el cerco presupuestario, sin dejar de mencionar aquellas que expresadas en violencia desmedida, han atentado contra bienes y personas. No obstante sigue contínua y fecunda la tarea, que se manifiesta en importantes logros como la generación de conocimientos, la difusión de éstos, el vínculo con las comunidades a través de las actividades de extensión, la educación de postgrado, la formación de profesionales que como ustedes se incorporan a un camino que habrá de resultar de beneficio individual, pero también, y como imperativo ético, de beneficio hacia el colectivo.       

 

Tampoco es ajeno a la tarea universitaria el acontecer nacional, problemas de   diferente orden y en diferentes espacios se presentan y en muchas ocasiones no se evidencia eficiencia, eficacia y/o voluntad para su solución. Uno de ellos, vinculado con vuestro campo de acción lo constituye el de carácter habitacional, por un lado la acción inclemente de la naturaleza en contraste con la falta de previsión, con la improvisación y por qué no, con la utilización de este como instrumento político demagógico. La figura del arquitecto junto a profesionales y personal afin, cobra importancia para  demostrar con su criterio, sustentado en los conocimientos adquiridos, en los valores  que sembrados en vuestros hogares, se han  fortalecido en el transcurrir de vuestra vida universitaria y en el razonamiento cabal acerca de la realidad existente.

 

Nos encontramos a doscientos años  del movimiento independentista que tuvo su máxima expresión el 5 de julio de 1811 y del cual fueron partícipes nuestros universitarios, confiriendo a dicha gesta un carácter civilista, claro ejemplo de la valentía de esos universitarios de ayer cuya herencia se hace presente en los nuestros de hoy, en quienes se nos transmite la esperanza.  Ustedes hoy también han logrado un triunfo por su independencia, esa que, ya lo hemos señalado en similares ocasiones,  significa el sentirse  libres de la dependencia que crea el no poseer una formación integral que permita al hombre, hacer su paso más firme, asumir con certeza su propio destino.      

 

En ocasiones como la de este día, cuando el triunfo adquiere carácter protagónico, no es posible obviar a quienes en diversa forma expresaron su solidaridad y apoyo para alcanzarlo, padres, esposos, esposas, familiares, amigos, cercanos a vuestros afectos. Con ellos compartimos su alegría.

 

Graduandos y graduandas de hoy: en fecha reciente leímos unas líneas que pertenecen a un directivo del gremio de arquitectos de España, de él, nos hemos permitido extraer  la siguiente frase: los arquitectos aportan conocimiento, profesionalidad, responsabilidad, capacidad de esfuerzo y compromiso, trabajan para la sociedad y deben abrirse  a ella, establecer nuevas pautas de relación, interactuar directamente con otras disciplinas, la tecnología, la energía, la industria, el diseño, la movilidad, el pensamiento, la cultura, el paisaje y la imagen de la ciudad, el mundo financiero y de la gestión.   

 

De ustedes,  espera esta UCV, el tránsito recto por la vida del ejercicio profesional y el compromiso que exige la condición de ucevista. Esta casa que durante un importante período de sus vidas les albergó y fue partícipe en la construcción de vuestro porvenir.

 

Queridos graduandos y graduandas, egresan hoy de la ilustre Universidad Central de Venezuela.  No olviden nunca que serán el reflejo de la UCV: cultura de paz, libre, plural, democrática y siempre autónoma.

                       

Muchas felicitaciones  y gracias.

 

Caracas, 15 de julio de 2011