Reseña Historica

El inicio de los estudios de Derecho en el país se remonta al 16 de agosto de 1716, cuando bajo los auspicios del Obispo Fray Francisco del Rincón, el licenciado Antonio Álvarez de Abreu inauguró una Cátedra de Instituta o Leyes en el Seminario de Santa Rosa de Lima, con el fin de instruir a los jóvenes del país en el conocimiento jurídico. Estos estudios no facultaban para el ejercicio profesional, debiéndose dirigir los interesados a otros países para culminar su preparación. Posteriormente, al ser elevado al Seminario de Santa Rosa a la categoría del Real y Pontificia Universidad de Caracas, la de Leyes fue una de las nueve Cátedras con las cuales la Universidad creada en 1721 - comenzó a funcionar el 9 de agosto de 1725.

El programa de enseñanza comprendía en aquel entonces el estudio del Derecho Romano, la enseñanza del Derecho Español e Indiano, a la vez que ordenó que la cátedra de Instituta debía instruir a los estudiantes en la práctica forense y el orden de enjuiciar. Una vez consumada la independencia, el gobierno republicano incrementó los programas con el estudio de Derecho Público y de Gentes, así como también en la constitución Nacional. Posteriormente, los Estatutos Republicanos del Libertador de 1827 unificaron los estudios de Cánones y Civil en la Facultad de jurisprudencia, a la vez que incluían un nuevo plan de estudios para la misma.

Al paso de los años el Pensum de Estudios sufrió modificaciones; algunas materias desparecieron y otras se fueron incorporando en la medida que el propio desarrollo del país así lo requería. En el año 1898 se dictó el primer reglamento de la Facultad, el cual a su vez modificó el plan de estudios e incorporó al mismo las materias de Sociología y Medicina Legal. En el presente siglo se añadieron materias como Finanzas y Leyes de Hacienda, Práctica Forense, Derecho Mercantil, Economía, Política, Derecho del Trabajo, Criminología, y otras más, hasta conformar el plan de estudios actualmente en vigencia.

La antigua Facultad de Jurisprudencia, que luego se denominó Facultad de Ciencias Políticas, Facultad de Derecho y, a partir del año 1976, Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, está constituida por dos Escuelas: La Escuela de Derecho y la Escuela de Estudios Políticos y Administrativos; por cuatro Institutos de Investigación: Instituto e Estudios Políticos, Instituto de Ciencias Penales y Criminología, Instituto de Derecho Privado e Instituto de Derecho Público, además de un Centro de Estudios para Graduados.

Aparte de ser la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas una de las más antiguas del país, ha tenido gran significación en su vida política y cultural por los hombres que han regentado cátedras en ella. Basta recordar los nombres de Miguel José Sanz, Juan German Roscio, José de los Reyes Pinal, Francisco Javier Yánez, Andrés Narvarte, Francisco Aranda, Julían Viso, Luis Sanojo, Aníbal Domínici, Carlos F. Grisanti, Felix Montes, José Gil Fortoul, Arminio Borjas, Celestino Farrera, y tantos otros, fallecidos o en plena actividad, que han honrado las aulas de nuestra Facultad y que son recordados por su saber y por su testimonio de vida acorde con sus enseñanzas.