Inmunofluorescencia

En la técnica de microcopia de fluorescencia  se usan sólo radiaciones electromagnéticas, que al excitar sustancias fluorescentes induce emisiones de luz, cuya frecuencia y longitudes de onda están dentro del espectro de la luz visible, tal como sucede con la radiación ultravioleta.

 

La inmunofluorescencia, ya sea de un tejido o de una célula aislada, se basa en el hecho de que una sustancia con determinantes antigénicos se hace visible, utilizando anticuerpos que se fijan específicamente  en los sitios de localización del antígeno.

 

La fluorescencia del anticuerpo marcado se excita con radiación ultravioleta que se enfoca en el plano del  espécimen. Los valores óptimos de absorción de longitudes de onda para la fluorescencia, se encuentran entre  490 y 500 nm y se obtienen en la actualidad selectivamente con filtros de interferencia (UG1, BG12)(1,2)