String para buscar
Submit buscar

Palabras pronunciadas por la Rectora de la UCV profesora Cecilia García-Arocha en ocasión del inicio de actividades de la Fundación Conciencia Activa, durante el cual le fue conferido un reconocimiento

 

  

El rescate de los principios y los valores éticos en la sociedad, constituye doctrina que sustenta la razón de ser de conciencia activa. Así: solidaridad, democracia, libertad, tolerancia, respeto, son principios que orientan su acción y los que sin duda alguna nos llevan a una meta: justicia.    

 

También la universidad es un espacio en el que con celo se albergan y se ejercitan estos principios y cuyo fiel resguardo y defensa, le ha significado importantes logros, pero también brutales agresiones; pese a ello su dignidad, en ninguna circunstancia, ha sido doblegada.     

 

Esta coincidencia de principios y objetivos, nos hacen sentir gratas en este evento con el que conciencia activa da inicio a sus quehaceres de 2010. Esta fundación en ejercicio de generosidad nos reconoce hoy un liderazgo que hemos asumido con profunda convicción en el respeto a la diversidad, en el diálogo como vía para acercarnos al encuentro, en las potencialidades de cada uno de los actores que día a día mantienen viva nuestra institución.           

 

Se reconoce también al padre Yansen, cuya labor hacia la participación de los sectores populares ha configurado una vida de servicio, plena de amor al colectivo y se constituye en un estímulo a despertar.     

 

Con humildad recibimos este reconocimiento, que estimamos grandemente y que compartimos con quienes, solidarios con el ideal de libertad, democracia y justicia, trabajan por una universidad y un país mejor.

 

Saludamos agradecida al rabino Brenner, presidente del consejo directivo, a Raquel Gamus, directora ejecutiva, así como a los demás integrantes de ese consejo, a los miembros de la fundación, saludo que a manera de cordial bienvenida, expresamos a David Frum, invitado especial, cuyos conocimientos del mundo político, social y económico se pondrán de manifiesto en este día en una prospectiva hacia 2020, que seguramente  activará nuestra inquietud e interés.  

 

En un 2010 que se presenta con serias dificultades, en el que la naturaleza arremete contra un pueblo preterido y agobiado, como lo ha sido Haití,  no hay cabida para lamentaciones, junto a la esperanza debe marchar la acción de un colectivo solidario, consciente y decidido. A ello les convocamos. 

 

 Gracias.

 

Caracas 20 de enero 2010

 

Al principio